Medidas de contención. El uso sin abuso.

 

 Curso de prevención y manejo de situaciones de riesgo como consecuencia de conductas agresivas.

Dirigido

 A auxiliares, técnicos y especialistas de sanidad que potencialmente puedan intervenir en la contención física

o sujeción mecánica de un paciente, sea en psiquiatría o en otra unidad o servicio hospitalario.

 A los cuidadores y cuidadoras de cualquier institución pública o privada que tenga a su cargo a personas con discapacidad física, psíquica o sensorial.

 A los educadores de los centros de protección de menores y hogares.

 A las trabajadoras y trabajadores de centros de acogida y apoyo de personas con riesgo de exclusión social.

 A trabajadores/ as y profesionales de la Enseñanza para el control de conductas agresivas.

 A los Auxiliares de enfermería, a los terapeutas ocupacionales, a los diplomados en fisioterapia, trabajo social y enfermería,

a las y los animadores socioculturales, al médico y al psicólogo, a todo el personal cuidador

en general que forma el equipo humano de las residencias de personas mayores.

 También al personal que se dedique a tareas de seguridad.

 Para el control y manejo de situaciones de riesgo provocadas por conductas agresivas, mediante técnicas no violentas de contención,

inmovilización y sujeción.

 

El concepto de dolor

Y volviendo al concepto de dolor, diremos que la tolerancia al dolor definida como el tiempo que transcurre entre el estímulo nociceptivo y la respuesta verbal o motora, es también distinta en cada individuo.

Para lograr el control y la inmovilización de la persona agresiva mediante una técnica de contención siempre provocamos dolor agudo que desaparece en el momento que se desiste de la manipulación articular a la que va asociado.

Claramente: cuando se aplica la contención es porque no queda más remedio y la persona receptora de esta medida no va a colaborar nunca, llegados a ese extremo, sin que “esa experiencia sensorial desagradable” le paralice y le obligue a colaborar con el cuidador porque así aliviará ese dolor puramente físico y momentáneo cuanto antes. Así, y solamente así, se logrará evitar la lesión, la autoagresión o la agresión a las personas cuidadoras. Teorizar en abstracto sobre cómo controlar a un usuario o usuaria agresiva sin que se actúe con una cierta determinación y contundencia es hipócrita y no resuelve los problemas de campo.

Umbral del dolor

Cantidad de estimulación nociceptiva (que varía a lo largo de una dimensión de intensidad) necesaria para que el individuo (50% de los casos) perciba dolor (fisiología). También se define como la intensidad mínima de un estímulo que despierta la sensación de dolor.

Tolerancia al dolor

Tiempo que transcurre entre el estímulo nociceptivo y la respuesta verbal o motora. Con la edad aumenta la tolerancia al dolor cutáneo, y disminuye al dolor profundo.

 

 

 

Copyright © 2017 Hapkido. All Right Reserve.
Partner of Joomla Perfect Templates